24/9/14

Nueva vida, nuevos viajes

Este último año, de repente, todos los cambios que ansiábamos vivir han sucedido, y ¡de qué forma!

La vida se nos ha vuelto del revés y hemos dejado atrás otros tiempos, estrenando otros nuevos con cambios laborales, familiares y personales. Por esta razón, no hemos podido realizar un gran viaje desde que el año pasado fuéramos a recoger a nuestro tesoro de Bombay, aunque valga decir que el pobre tiene unos padres muy pesados que se niegan a dejar de conocer otras realidades y que ya le están inculcando el placer de llenarse los ojos de paisajes, los pies de polvo y el corazón de aventuras.
Hasta que podamos reanudar nuestras experiencias "superviajeras", nos contentamos con recorrer otros horizontes más cercanos (que no por ello menos bellos o interesantes): San Sebastián, Navacerrada, Andorra, El Monasterio de Piedra, Santander, el valle francés de Ors...


Y mientras tanto, soñamos con estar lejos leyendo peripecias viajeras en la web Offroutes.
Con unos cuantos clicks de vuestro ratón, podréis desplazaros a destinos del mundo de lo más variopinto: Costa Rica, Hawai, Estados Unidos, Bolívia, China, Mongolia, Rusia, Nueva Zelanda, India, Tíbet...
Encontraréis información de esos países y los viajes explicados por los propios viajeros de forma sencilla por etapas, con datos básicos e imágenes de los mejores momentos y lugares visitados. Es una buena forma de no desconectar de nuestro placer viajero y recuperar las ansias de recorrer otras tierras remotas. Y, ¿por qué no? de recabar información aportada por otros paseantes para empezar a preparar nuestra próxima escapada...

¡Nos vemos en nuestro próximo paseo!

3/11/13

Happy Diwali 2013!


Año tras año hemos ido publicando entradas con la felicitación de Happy Diwali.
Siempre con la esperanza de celebrar la fiesta de la luz en compañía de una tercera personita.

Este año sí, somos tres: Juan, Sonia y un Amol de cinco años.

Happy Diwali!

12/5/13

Tú a Boston y yo… ¡a Nueva York!


Esta es nuestra primera escapada importante de este año… por fin poníamos un pie en los States. Tras trece años de mochilas, maletas, aviones y mucho pateo, hemos decidido conocer una pequeña parte del país que tantas veces hemos visto en miles de series y películas, aquel que hasta este año se nos resistía.

La experiencia ha sido positiva, muy positiva. Hay ciertas cosas de su carácter que nunca comprenderemos, como su amor por la comida abundante e hipercalórica y la popularidad de las armas como medio de sentirse seguros. Esto no es una regla general, claro está, pero sí algo que un europeo ve extraño y no suele compartir.
Sin embargo, también diremos que su extroversión, amabilidad y hospitalidad son algo de lo que, tal vez, deberíamos aprender un poco.

Iniciamos nuestro pequeño viaje por Boston. Vuelo comprado en eDreams con destino a Boston y vuelta por Nueva York, con parada previa en Amsterdam. Otro viaje con Delta Airlines, como la última vez que fuimos a Costa Rica.


Boston nos parece una ciudad tranquila, con cierto aire europeo que recuerda en algunas casas de estilo victoriano a Londres. También como ésta, es recorrida por un caudaloso río (Charles), y paralelo a éste discurren zonas verdes y paseos por dónde la gente corre y corre. Aquí no se cumple el estereotipo de comilones que antes hemos comentado, al revés, se ve a muchos bostonianos embutidos en sus mallas corriendo de aquí para allá, pues dentro de nada es la Maratón de Boston, la más importante del mundo. Desde aquí queremos dejar nuestro mensaje de apoyo a toda la gente que se vio afectada por los terribles atentados de la maratón del 2013, pensar que podíamos haber sido uno de nosotros nos hace estar más cerca de la gente de Boston. Tal vez algún día Juan vuelva a Boston a correr su famosa Maratón, ya veremos como responden las piernas ante un entreno tan exigente como el maratoniano.

Nos alojamos en el Bed&Breakfast Nolan House, una preciosa casa centenaria perfectamente reformada y decorada, en la que disfrutamos de pantagruélicos desayunos aderezados con interesantes charlas con John, el dueño, un encantador señor de unos sesenta años de origen irlandés, delgado, pelo y bigote blancos, cuya presencia y su perfecto acento hace suponer que se trata de una persona muy culta. La casa se encuentra en la zona de South Boston.


Es fácil moverse por Boston, tanto con autobús como con el metro. Hay que comprar una tarjeta, la Charlie Card, que te permite viajar en ambos medios de transporte y recargarla las veces que haga falta, al estilo de la Oyster Card de Londres.

Es fácil callejear por Boston, pues es una ciudad tranquila con un tráfico escaso en comparación con otras grandes ciudades. Hay algunos edificios altos, pero parece ser que ya no está permitido construir más, para que no pierda el encanto de ciudad poco agresiva y de cierto toque europeo. Damos un paseo desde Copley Square hasta el río Charlie.


Realizamos una visita obligada a las zonas universitarias más famosas del mundo: Harvard y el MIT. Aquí están las mejores universidades y de aquí salen los mejores profesionales.
Harvard es tal cual lo que vemos en las películas: un campus enorme con un gran parque central de césped y árboles rodeado de edificios antiguos dónde se imparten las clases y se alojan los estudiantes. También hay una enorme biblioteca y una iglesia. Se respira paz y silencio, a pesar de que al salir de allí la ciudad (Cambridge) bulle.


El MIT es otro estilo. Mucho más moderno que Harvard, engloba varios edificios no menos espectaculares en dónde se imparten clases de todo tipo de carreras técnicas. Nos sorprende la cantidad de estudiantes de origen indio y chino que han llegado al MIT, desde luego Asia se va a comer el mundo. También hay una asociación de estudiantes españoles. Juan soñaba con haber estudiado en esta universidad. El padre de Sonia estuvo muy cerca de estudiar aquí allá por los años sesenta. Tal vez, en un futuro algún miembro de nuestra familia pueda pasar por aquí, ya veremos.


Después de pasar el día paseando en Boston decidimos pasar parte de la jornada en Salem. Esta ciudad es famosa por la caza de brujas que se realizó en el siglo XVII. Cogemos el tren regional desde la estación del norte hasta Salem. Por cierto, en la estación del norte se encuentra el mítico Boston Garden, ahora comercialmente conocido como TD Garden. Recuerdos de los Celtics-Lakers de los 80.


En poco más de treinta minutos paramos en Salem. Un apeadero sin ningún tipo de lujo, muy austero. Qué diferencia con nuestras fastuosas estaciones como la del Camp de Tarragona, así nos va.

Damos un paseo por la ciudad, muy bien ambientada con la caza de brujas. Un gato negro por aquí, una tela de araña por allí, parece un parque temático de halloween, estos americanos saben vender bien el producto.
Cogemos un autobús con guía para enterarnos mejor de la historia de la ciudad. Una hora y media entretenida entre clase de inglés e historia.



Compramos unos recuerdos, reponemos fuerzas en un restaurante tailandés y de vuelta a la capital de Massachusetts.

De vuelta en Boston nos fuimos un par de días a Scituate con Rita y Rick, pero esa visita será motivo de otra entrada en este blog.

Ya estamos de vuelta en Boston después de pasar dos días magníficos en la costa de Massachussets. Ahora hay que decidir como ir a la gran manzana: tren, bus o avión. Miramos las webs de viajes y vemos que la opción más barata es el bus. A la llegada a la estación del Norte de Boston nos dirigimos a la estación de autobuses. Hay múltiples compañías que operan entre Boston y New York: Peter Pan, Lucky Star Bus, Yo!Bus. Al final nos decidimos por Lucky Star, una compañía completamente china y , cómo no, que nos dejó en China Town. El billete nos costó 20$ por persona.


Ahora sí, ya estamos en la capital del mundo. Primera impresión, que grande es esto, te sientes pequeño. Aterrizar en China Town no hace pensar en estar en NYC, más bien piensas que estás en Shanghai.


Bueno al lío; cogemos el metro en la primera estación que encontramos y para el B&B que hemos escogido en Harlem. Compramos un pase de 10$ y a la línea C de metro. Un poco liado diferenciar entre metro local y exprés, pero al final damos con el vagón adecuado y en unos 30 minutos nos plantamos en la parada de la calle 135 upper west side. Salimos a la calle y ante  nuestra sorpresa nos encontramos en un barrio tranquilo, sin bullicio, vaya diferencia con China Town. Nos dirigimos al B&B Harlem Renaissance en la 139 West. Gran elección, a pesar de estar un poco upper la tranquilidad del barrio y la atención de Rick valen mucho la pena.

Descansamos un rato, llamadas de rigor a la familia para comunicarles nuestra nueva ubicación y a comernos la gran manzana. De nuevo al metro y ahora parada en la calle 50.
Sólo salir de la parada de metro y encontrarnos con los rascacielos fue un gran impacto. NYC here we are!



Deambulamos un rato entre absortos y perdidos hasta dar con un autobús "Hop on, hop off" de City Sights NY. El chico del autobús nos explica las diferentes opciones que tenemos, un chico de Ghana por cierto. Al final nos convence y compramos el pack para tres días, vamos a ir de arriba para abajo con el autobús al aire libre. Esta noche para aprovechar vamos a hacer el tour nocturno de Lower Manhanttan y Brooklyn. Al autobús se ha dicho. Sólo subir ya notamos el frío que hace en esta ciudad, estamos en primavera y hace un frío del carajo. Aviso a navegantes, si venís a Nueva York en primavera traed buena ropa de abrigo que la vais a necesitar.

Las vistas del puente Brooklyn por la noche son de película, de esas películas que hemos visto cientos de veces y que nos han hecho crecer con Nueva York en la retina. Esta ciudad es una película que ya hemos visto y que no te cansas de volver a ver.


Primer día en NYC y de vuelta a nuestro remanso de paz en Harlem.

Amanece otro día en los USA y hoy nos vamos a ver un musical a las dos del mediodía. Todo un clásico, el Fantasma de la Ópera. Compramos entradas de última hora a un precio más económico, estamos justo delante del escenario, inmejorable ubicación. Una producción exquisita, el público entregado no deja de aplaudir, realmente hacen un trabajo excelente.

Para pasar la tarde nos perdemos por Times Square y Broadway, otra vez esa sensación de sentirse empequeñecido ante tanto rascacielo y tantas luces de neón.



Esta ciudad no descansa y ofrece mucho para hacer. Hoy nos toca visitar la estatua de la libertad y hacer un crucero por lower Manhattan. La primera vista de la estatua la hacemos desde el ferry de Staten Island, un pelín alejados pero bien. El crucero nos acerca más a la estatua y nos permite disfrutar de unas vistas excelentes de Manhantann.



Por la tarde nos vamos a hacer las alturas, subimos al Rockefeller Center. Cómo no, vistas impresionantes de la ciudad.


A medida que hemos paseado por sus calles hemos visto edificios espectaculares y también hemos notado la falta de espacio, aquí el metro cuadrado cotiza al alza.


Por la noche nos acercamos a Williamsburg para compartir una hamburguesa con Xevi, vaya crack.

Último día en la capital del mundo, cómo despedida nos damos un paseo por Central Park.


Hemos estado en esta ciudad tres días y parece que no hemos hecho nada, aún nos queda mucho por visitar y hacer. Tal vez en otra ocasión. We love NYC, and you?

Siguiente destino India, ahora sí!

14/4/13

Amin, el poder de una Sonrisa


Ayer tuvimos un encuentro con alguien muy especial que la Providencia ha decidido presentarnos. Hace ya siete años, durante la preparación de nuestro segundo viaje a India, descubrimos a través de varios blogs la existencia de Amin y su Sneha Travels. Todo el mundo hablaba maravillas de este dicharachero conductor de gran corazón, cuyo duro pasado le ha inspirado a luchar para que los niños tengan un futuro mejor.

Quisimos que fuera nuestro conductor en 2008, cuando decidimos volver a India y acercarnos por Bombay para conocer de primera mano los proyectos de Sonrisas de Bombay, pero los espeluznantes atentados ocurridos no nos permitieron llegar a la ciudad.

Ahora, en 2013 y a punto de hacer nuestro sueño realidad, pensando ya en nuestro gran viaje, el más deseado, comentamos varias veces el deseo de contactar con Amin para que nos acompañe y nos conduzca por su mágica ciudad, la misma que le dio la vida a él y nos la va ha cambiar a nosotros para siempre.
No ha hecho falta esperar a contactarle, él ha llegado a nosotros antes, y no ha sido en Bombay, sino en Barcelona. Un mensaje casual de una amiga nos informaba de que un tal Amin, venido de Bombay, venía a presentar un libro que ha escrito explicando su vida, su duro pasado como niño de la calle y la superación de todo el calvario ocurrido gracias a su tesón, el amor recibido en Snehasadan y, sobre todo, sus ganas de vivir y de cambiar el mundo.


No lo dudamos, éste debía de ser el Amin que queríamos contratar en Bombay y enterarnos de que está en Barcelona y que tiene grandes planes no puede ser casualidad. Nos subimos al tren para descubrir quién había detrás de aquel niño que superó sus infortunios y que ahora quiere fundar una cafetería-biblioteca en Bombay para dar trabajo oportunidades a todos aquellos niños que salgan de Snehasadan, el centro que le devolvió a la vida.


El éxito de la presentación fue rotundo y sólo podemos deciros que escucharle hablar con esa ilusión brillando en sus ojos y ver esa eterna y blanca sonrisa, nos confirma que es alguien especial y que nos encantaría volver a verle pronto y estar con él en Bombay dentro de unos meses.

Desde aquí os animamos a todos a ayudarle a hacer su sueño realidad, comprando su libro autobiográfico que os atrapará al instante y os trasladará hacia una historia de injusticia y dolor, pero también de esperanza, amor y superación que no os dejará indiferentes.
Todo lo que recaude con su libro irá destinado a la creación de su sueño, Bombay to Barcelona, su cafetería-biblioteca solidaria que espera tener inaugurada dentro de un año en su ciudad.

Amin, the world needs people like you, we are sure your dreams will come true!

Bombay-Mumbai
La vida es la vida. Soy gracias a ti.
Podéis comprarlo en Amazon, está disponible en Castellano, Inglés y Francés ¡a qué esperas!

3/3/13

Dónde y sobre todo Cuándo

Día de lluvia en la estación de Trichy
pillamos el final de los monzones en Tamil Nadu
La decisión del destino del viaje, aunque parezca mentira, no es tarea fácil. Además de la elección del lugar también hay que tener en cuenta las fechas; no es lo mismo visitar Nueva Zelanda en invierno que en verano, en este caso hay que tener en cuenta cosas como el hemisferio Norte o Sur.

Aquí os presentamos algunos de los criterios que seguimos, cabe decir que en la mayoría de ocasiones hemos acertado.

Normalmente, nosotros cambiamos de continente en cada viaje, de América Latina a Asia o Oceanía, después África y en medio alguna escapada por Europa. Tenemos la inmensa suerte de no tener que hacer las vacaciones en nuestro verano; es decir, en Agosto siempre nos quedamos en casa. A la hora de decidir el destino siempre buscamos el calor, así que al hemisferio Sur intentamos ir cuando aquí estamos en invierno u otoño, para el hemisferio Norte hay menos problemas ya que coincide con nuestras estaciones.

Otro factor a tener en cuenta son las estaciones lluviosas y secas. Por ejemplo, a la India siempre hay que ir fuera de temporada de monzones, así que no suele ser una buena opción viajar al país de Shiva y Ganesha de Mayo a Agosto. Otro ejemplo, visitar el Norte de Australia y el Parque de Kakadu en época de lluvias se puede hacer siempre y cuando alquiles una barca en vez de un coche.

Un viaje en barco un pelín movido para algunos volviendo de
 Phi Phi a Phuket en Tailandia. .
Tirarse al mar con muy mala mar tampoco es una buena opción.
Tampoco podemos olvidarnos de los Tifones que azotan el sudeste asiático de Agosto a Septiembre, en nuestro caso el paseo en Agosto por Tailandia fue una no muy buena elección, no dimos con un buen clima.

Otra buena opción a la hora de decidir el lugar y la fecha son los eventos o ferias de cada región. Nosotros no solemos tenerlo muy en cuenta excepto esta última vez. El próximo 4 de Marzo hemos decidido visitar París  ¿por qué?  Juan ahora le ha dado por correr y se ha aficionado a las medias maratones, será por la edad, será por el deporte, fuera por lo que fuere la cuestión es que el mundo de los eventos deportivos son una gran excusa para viajar. En París se dan cita unas treinta mil personas dispuestas a poner a prueba su cuerpo durante 21 kilómetros, no llega al nivel de la maratón pero ya empieza a ser un esfuerzo considerable.

Media Maratón de Tarragona
Os explicamos en detalle cómo fue la elección de este viaje. A principios de Septiembre un buen amigo nos comentó la posibilidad de ir a correr al extranjero, y en este caso a París.
Lo primero a hacer, hay que inscribirse en la web de la Media Maratón de París.
Una vez inscritos, con casi seis meses de adelanto ya que las plazas se suelen agotar en pocas semanas, hay que buscar la manera de llegar. En un artículo anterior ya comentamos cómo buscar la línea aerea, en esta ocasión valoramos la opción de ir en tren, aunque al final lo descartamos por precio y horarios. Buscamos vuelos a París, existen múltiples combinaciones. Después de comentarlo con nuestros compañeros de viaje optamos por una combinación de vuelos baratos en un par de lowcost.
Ahora sólo nos queda preparar las piernas y el cuerpo para disfrutar al máximo de las bellas calles de París. Sobre el hotel, ya os explicaremos más detalles a nuestra vuelta.

A modo de resumen, a tener en cuenta: las fechas, los hemisferios, las condiciones climatológicas y los eventos y ferias.

Esperamos que os sirva de ayuda a la hora de escoger vuestro próximo destino.

¡Salud, fuerza y a seguir corriendo!

6/12/12

Sri Lanka, la antigua Ceylan, está de moda

Esto no es una entrada de publicidad, ni mucho menos, pero no deja de sorprenderno lo de moda que se está poniendo Sri Lanka.

Estas navidades vamos a ver los paisajes de la Perla de Asia en nuestras pantallas gracias al anuncio de Adolfo Dominguez.


La verdad es que muestran muy bien las bellezas de ese gran desconocido que otrora fuera Ceylan. Un viaje muy recomendable para el próximo año que pronto nos visitará.

13/11/12

Happy Diwali 2012

 

Para no perder la tradición, y desde hace unos cuántos años, celebramos el Diwali desde nuestro Blog. La fiesta de este año es, sin duda, la más especial para nosotros. Alguien muy impotante lo habrá celebrado esta noche tan lejos de nosotros y sin saber que nuestro corazón ya le está acompañando. Alguien que no volverá a celebrarlo en soledad porque la Providencia nos unirá para siempre...

Que la diosa Lakshmi le proteja y a todos vosotr@s os traiga mucha fortuna. No os olvidéis de limpiar bien vuestra casa para que la diosa encuentre bien el camino.

Happy Diwali, Feliz festival de las Luces.

14/10/12

Nuestro corazón está en Bombay

I Love Balwadis

Este mes de Octubre lo hemos inaugurado con algunos cambios en nuestro blog y una nueva entrada de nuestro último viaje a Sri Lanka.
También hemos querido añadir alguna cosa más: el sello I love Balwadis, con el que reiteramos nuestro apoyo a la labor de Sonrisas deBombay para ayudar a que cada vez más niños de los Slums de Bombay dejen de trabajar y tengan acceso a una educación digna. Los Balwadis son centros de educación pre-escolar que acoge a niños de 0 a 6 años, para darles una formación esencial para su posterior escolarización. 
A todos aquellos que tengáis un blog, os animamos a sumaros a esta iniciativa: poned el sello en vuestro Blog, cada sello cuenta y en cuanto se consigan 200 sellos, Ventadepisos.com los convertirá en euros y entregará a Sonrisas de Bombay el dinero para financiar durante un año la educación del balwadi Tiger.

También queríamos contaros que, durante este último año, hemos hecho un sueño realidad: convertirnos en los embajadores de Sonrisas de Bombay (Sonia) y Fundación Vicente Ferrer (Juan) en Tarragona. Como mi padre nos dijo bromeando, hemos transformado nuestro hogar en el consulado tarraconense de India. 

Con mucha ilusión y cariño, Sonia ha iniciado el grupo “Amigos de Sonrisas de Bombayen Tarragona, y hemos estado llevando a cabo acciones de Sensibilización y recaudación de fondos en la ciudad: charlas, una cena benéfica, venta de postales y calendarios, un puesto de rosas y libros en San Jordi y, la última, la exposición de las magníficas fotografías “Bombay en Blanco y Negro” en los centros cívicos.


Estos últimos doce meses hemos comprobado que no estamos solos en la denuncia de la violación de los Derechos Humanos, que por alguna injusta razón a algunas personas les han sido negados. Junto a Sonia, un grupo de voluntarias animosas, ilusionadas y de gran corazón han hecho que el grupo deje de ser un simple sueño para Sonia y se haga realidad.

Algún día la existencia de Sonrisas de Bombay no tendrá sentido, ese día los diez millones de personas que malviven en los Slums de Bombay, tendrán acceso a una vivienda digna, una educación de calidad, una sanidad adecuada y una igualdad social.
Mientras no sea así, continuaremos realizando estas acciones e invirtiendo nuestras energías en ello, seguiremos soñando con que nuestro granito de arena servirá para algo bueno y que algún día no será necesario todo este esfuerzo porque, por fin, habrá justicia en este loco planeta azul.



Y tú, ¿quieres formar parte de este sueño?

6/10/12

Sri Lanka: Viaje a la Lágrima de Asia


Otro año más a pasear por el mundo, a falta de noticias de India, pues nada, ¡a seguir viajando!

Este año queríamos volver a nuestra querida India, pero no ha podido ser. Gris nos habló de su aventura por Sri Lanka y ni cortos ni perezosos allí nos plantamos.
Primero Juan compró en Julio la Lonely Planet Sri Lanka de rigor, la última versión recién salida del horno y en inglés, "of course".
Nos hacemos una idea del recorrido, unos días antes revisamos algunos foros de viajeros y ya está: un viernes compramos los billetes con Fly Emirates y el sábado de la siguiente semana ya estábamos aterrizando en Colombo. Septiembre no parece una mala época para viajar a Sri Lanka, algunas zonas aún están celebrando la llegada de los monzones y en otras la lluvia aún no ha llegado.

Hemos paseado por: Anuradhapura, Sigiriya, Dambulla, Kandy, Nuwara Eliya, Ella, Tangalle, Galle y Colombo.



Te puedes hacer una buena idea del país si ves Españoles en el Mundo en Sri Lanka. Por lo que nos explicaron, este programa ha hecho mucho bien por el aumento de visitantes españones en el país, ¿serás tú el siguiente?

Os recomendamos el país: cultura, naturaleza y playas de una manera fácil y agradable, y habitantes muy amables.


Llegamos a las nueve de la mañana, tenemos todo el día para adaptarnos al clima, el jetlag y el vuelo.
Primera sorpresa al llegar al aeropuerto: cuánta publicidad del mundial T20 de Cricket. Pues sí, las semanas que vamos a pasar en Sri Lanka coinciden con el mundial modalidad twenty-twenty de cricket, una oportunidad para aprender y disfrutar de este deporte que causa furor en el subcontinente.

Escogemos Negombo como punto de partida, tras una visita a HostelWorld escogimos Marine Guesthouse. Sencilla y limpia, no está mal.

Por la tarde y para recupernos del viaje decidimos ir a un Spa para hacernos unos masajes ayurvédicos, 2100Rs por una hora y cuarto de masaje, muy buen precio. El Spa se llama Jasmin Villa Ayurvedic Resort y la verdad es que ésta sí que hubiese sido una excelente opción para pasar la primera o última noche en Sri Lanka, muy recomendable.

Allí conocemos a Sunil, guía y chófer, nos comenta que al día siguente va para Tricomalee y si queremos unirnos al grupo el nos dejaría en Anuradhapura, primera parada de nuestro viaje. Qué suerte tenemos, vamos a ir como unos señores y además llegaremos temprano. A dormir, que a las 4:45h vienen a buscarnos. Al final el viaje nos costó 1500Rs, después de ver los autobuses llenos de gente y sin AC pensamos que el precio aún fue barato.

Ya estamos metidos en la vorágine viajera ¡Bienvenidos a Sri Lanka!

5/10/12

Cultura y Patrimonio Histórico en Anuradhapura y Leopardos en el Parque Nacional Willpattu


Nuevo día, nuestro segundo día, y ya estamos en Anuradhapura. Cogemos un rickshaw y nos vamos al Guesthouse Indrani Inn, recomendación de Gris. Casa familiar muy acogedora, habitación sencilla con AC y, muy importante hoy en día, con WIFI, 2000Rs por noche. Saludamos a Sreema y le decimos que vamos a quedarnos un par de días.
Tenemos claro que el primer día lo pasaremos visitando la ciudad sagrada y tal vez Mihintale. Después de hablar con el hermano de Sreema nos convence de visitar el parque nacional de Wilpattu y no ir a Mineriya ni a Polonnaruwa, más tarde nos dimos cuenta que fue un medio error.

Al lío que se nos hace tarde, cogemos un Tuk-tuk para visitar durante todo el día los lugares de la ciudad sagrada. Dagobas, Estupas, Budas gigantes y no tan gigantes, y el Jaya Sri Maha Bodhi, árbol sagrado formado a partir de un esqueje del árbol donde Buda alcanzó la iluminación en Bodh Gaya en Bihar. Este último lugar tiene un aire especial, se respira espiritualidad budista, la gente arrodillada o sentada recitando oraciones dirigidas a Sidharta Gautama. Nosotros realizamos nuestra ofrenda y oramos para ver si Buda nos ilumina en nuestro camino.


Justo a unos metros del árbol sagrado se encuentra la Dagoba más impresionante que jamás hayamos visto, 75 metros de altura de blanco imponente y radiante que casi ciega al mirarla, impresionante. La visita a todas las pagodas y templos de Sri Lanka siempre se realiza descalzo, a nosotros nos encanta sentir el suelo pero no cuando el sol lo ha calentado en exceso, en algunos momentos las plantas de los pies estaban al rojo vivo.



Aún nos quedan un par de horas: un puente derruido y que data de muchos siglos atrás, un buda perdido en medio del campo y acompañado por el único sonido del viento golpeando al arroz en los campos ahora yermos por la falta de lluvias, y finalmente, la dagoba más antigua de Sri Lanka. A las tres de la tarde acabamos la visita a Anuradhapura, da para mucho esta ciudad.


Un pequeño receso para comer, Sonia no perdona, y a coger el autobús para Mihintale. Son las cuatro, el autobús está repleto de gente, y esto parece que no arranca. Pensamos con la cabeza fría y decidimos bajarnos, no vale la pena llegar a Mihintale a las cinco para poder pasar sólo una hora en el lugar, ya iremos otro día.
Tarde libre y Juan con esos pelos, al pasar por una peluquería Juan mira al peluquero y con señas le indica que quiere cortarse su frondosa, y cada vez menos poblada, cabellera. Máquina por aquí, tijeras por allá, masaje con creck de cuello incluido y listo.




Al Indrani Inn y a dormir que mañana a las cinco de la mañana nos vienen a buscar.


Con las legañas en los ojos y con cara de asombro nos subimos al jeep de Safari, preguntamos: ¿ahí tenemos que ir hasta el parque? esto no empieza bien. Una hora de jeep descubierto por la carretera hasta la entrada del parque Willpattu, que viento y que frío. Juan frunce el ceño y dice "la excursión de hoy no va a ser idílica".  Cogemos a un guía del parque y a dar vueltas por los caminos. Tenemos suerte, en breve vemos a un leopardo.



Espectacular, en unos segundos desaparece entre la maleza. Dos horas más tarde aún no hemos visto ningún otro animal, qué raro. Nos comentan que al haber contratado la excursión de día completo nos llevarán a ver el mar, no nos huele bien. Tras tres horas por caminos polvorientos, dando votes, sin ver ni a una triste ardilla, después de pasar un puesto del ejército llegamos al mar, muy bonito ¿y ahora qué? respuesta del guía: "paseen por esta maravillosa playa y en tres horas partimos de nuevo, qué!!!"


Le decimos que una hora y basta, que esto no es una playa ni es nada. Más que playa parece un contenedor de basura. Mosqueo al canto y mal cuerpo, ya lo decía Juan "no me huele bien". Con un calor de justicia, al mediodía retomamos de nuevo la senda en busca de los elefantes. Aviso para navegantes, ir en jeep al mediodía no es una experiencia muy agradable, calor y polvo en cantidad. Tres horas de botes después encontramos a un paquidermo comiendo y bebiendo agua, aleluya.



Ya de vuelta a la entrada del parque pudimos ver a otro leopardo, esta vez bien de cerca y con tranquilidad. A nuestro lado se colocaron otros dos jeeps, sus habitantes portaban unos objetivos en sus cámaras que riete tu de los paparazzi. Bueno, estos también son paparazzis de la fauna.




Esta tortura no se acaba nunca, otra hora y media para llegar a la entrada. Nuestro guía se despide y nos pide la propina de rigor, que no falte de nada.

Justo al abandonar el parque vemos como sale de la jungla una manada de elefantes, algo bonito para la despedida. Ahora queda otra hora de vuelta. En total pasamos catorce horas en un jeep dando vueltas, cogiendo dolor de cabeza por el aire y cociéndonos por el calor sofocante del día.
Opinión final, no cojáis la excursión de día completo a Willpattu no vale la pena la paliza. Si queréis ver leopardos es un buen parque, ahora, no lo es para ver elefantes y menos en época seca.
Otra opinión esta más personal, no hagáis mucho caso del hermano de Sreema, de Anuradhapura tal vez sepa algo pero del resto del país no da una. Intención le pone el hombre, pero aciertos pocos.


Dejamos Indrani Inn a las cinco de la mañana y regresamos a las siete de de la tarde, llegamos tan fundidos que sólo pudimos decirle a Sreema "we are hungry and we would like to hire a car driver", traducción no de google "estamos hambrientos y queremos contratar un taxista". Discutimos el precio y cogemos un par de días de coche con chófer para ir tranquilos a Sigiriya, Dambulla y Kandy. Nos hemos dejado las pocas energías que nos quedaban en Willpattu.

4/10/12

Paseo por las ciudades antiguas de Sri Lanka: Mihintale, Sigiriya, Dambulla y Kandy

Otro día en Sri Lanka, el cuarto y ya estamos destrozados. Por suerte hoy podemos levantarnos a una hora decente, desayunamos con calma y a las ocho y media pasa a recogernos Nimal con su furgoneta, como dice nuestro amigo David: "com uns sinyors". Para que vamos a negarlo, hemos evolucionado hacia unos mochileros aburguesados.

Primera parada Mihintale. 1800 escalones de subida hacia el cielo, paseo muy agradable hacia la dagoba y la piedra sagrada. Nos pasamos un par de horas dando vueltas por el recinto, hemos aprendido a ir sin prisas, ha costado.



Bajada de nuevo, en el camino vemos una imagen que vale mucho la pena comentar: un monje en un tuk-tuk hablando por el móvil, tradición y modernidad todo en uno. Por respeto no hicimos la foto, solemos ser muy cautelosos con estos temas.

Carretera y manta hacia el sur. Primera parada el Budha de Avukana. Estamos solos contemplando a un Budha de más de 12 metros de altura tallado en una roca, ESPECTACULAR! Parecemos enanos ante su majestuosidad. Este Budha no es muy visitado al no encontrarse al borde de la carretera principal. Por suerte, Nimal hace muy bien su trabajo y quiere que disfrutemos de su país al máximo. Como dicen por aquí "You happy, me happy".


Ya es casi la hora de comer, Sonia no perdona sus tomas. Paramos en un puesto al borde de la carretera, como no, Rice & Curry. Por lo que parece, la dieta no es muy variada, siempre es arroz con algo. Eso sí, todo muy bueno y muy barato, comemos por menos de un euro cada uno.
Seguimos camino de Sigiriya, con un poco de prisa que nos van a cerrar el acceso a la roca más famosa de Sri Lanka.

En Sigiriya dejamos las mochilas en el hotel Sigiriya View Resort. Estamos solos se nota que es temporada baja. Por 4000Rs dormimos y desayunamos y además nos regalan unas vistas de la roca espectaculares. Durante la cena Juan se introduce en el mundo del cricket, que si wickets, que si overs, que si single ... al final le acaba gustando y se animará a ver partidos del mundial T20.

 

Bueno, volvemos a unas horas antes para empezar nuestra aventura en Sigiriya. A eso de las cinco de la tarde entramos a los jardines de la ciudadela. Aviso a navegantes, la entrada cuesta 30USD. Debió ser espectacular en su momento de máximo esplendor. Subimos las escaleras y pasamos por la galería de los frescos, aquí Juan tuvo que lidiar con su vértigo. A continuación pasamos a la entrada de la Fortaleza de Sigiriya, las zarpas de un león nos dan la bienvenida. Unas escaleras más y ya estamos en la cima de la roca, vaya vistas. Se nota que este es el monumento más importante del país, estamos acompañados por rusos, chinos, alemanes, holandeses ...
El viento azota sin piedad y no permite que estemos cómodos del todo, además el griterio de los chinos tampoco ayuda.
Decidimos bajar de la roca seguidos por los últimos rayos de sol. Al reencontrarnos con las zarpas del león esperamos un rato para despedirnos en soledad de esta imponente fortaleza imperial.


Amanece un nuevo día en Sri Lanka, la visión de la roca de Sigiriya nos da los buenos días.
Un buen desayuno y a la carretera. A primera hora de la mañana hacemos parada en Dambulla para visitar el Rock Temple. Este fue el templo que más nos gustó y con diferencia. Cuevas con Budhas acostados y con multitud de Budhas en postura de loto. Muy espectacular y recomendable.





Entre los turistas ávidos de una foto de recuerdo se mezclan sinhaleses que suben al templo a realizar sus ofrendas y oraciones. Una chica alemana que conocimos el primer día ya nos los había dicho, Dambulla respira un aire especial, qué razón tenía.

Nos reencontramos con Nimal y camino sur hacia Kandy. En el camino paramos en un jardín de especias cerca de Matale. Si queréis que digamos la verdad, ni fu ni fa. Un poco rollo "la excursión de las mantas": yo te explico cuáles son mis especias y tu me compras unos potecitos que están muy por encima del precio normal. Ni compramos nada ni nos cayó nada bien el chico que nos dio la charla. Además, parte de las explicaciones ya las habíamos recibido en Kerala.

Llegamos a Kandy a mediodía. Nimal nos deja en el guesthouse St.Bridget's. Qué maravilla de casa, alejados del mundanal ruido de Kandy y rodeados de selva, y Juan que tenía dudas al principio. Por 2200Rs por noche, no pudimos estar mejor.
Nos aventuramos al centro de la segunda ciudad más importante del país, vaya follón. Ahora sí que agradecemos habernos quedado en casa de Pipi en St.Bridget's.


Nos hacemos hueco entre tuk-tuks, coches y gente y acabamos delante el templo del Tooth Relic, traducido, el templo de la reliquía del diente de Budha. Según la creencia, y para muchos la certeza, en el interior de este templo se encuentra el diente de Budha que se extrajo de la pira crematoria. Para la comunidad budista es un templo de peregrinación y devoción, nosotros no pudimos contemplar el momento de las ofrendas al diente, pero debe ser un momento de máxima exaltación religiosa.

Hoy vamos un poco apretados de tiempo, al atardecer vamos al Kandyan Art Center para ver los "coros y danzas" típicos de Kandy y del sur de Sri Lanka. En una hora nos hacemos una idea de la variedad cultural de país y descubrimos que las máscaras, que tan bonitas se ven en las tiendas de souvenirs, se utilizan en los bailes del sur como tratamiento psiquiátrico para espantar los malos espíritus. Cogemos un tuk-tuk y para casita a descansar.

Segundo día en Kandy, queremos visitar el Jardín Botánico y el orfanato de elefantes de Pinnevalla.
A primera hora cogemos un tuk-tuk que nos lleva entre el caos de la mañana al Jardín Botánico. Sonia, como buena enamorada de las plantas, disfruta mucho del paseo. Dos horas entre árboles y plantas propias de este país. Aunque, lo que más nos impactó fueron los cientos de zorros voladores que chirriaban en las copas de los árboles. Un paseo muy agradable que duró unas dos horas.


Regresamos al centro de Kandy, ahora en bus, y nos aventuramos a ir a Pinnevalla en autobús.
Realmente fue una aventura. Nos acercamos a la estación de autobuses que se encuentra justo a las afueras de la estación de trenes de Kandy. Autobús para Kegalle con parada en Kurandona Junction. Tardamos más de una hora en llegar a la Junction, ¡una hora para tan sólo 36 kilómetros! como vamos con el tiempo justo cogemos un tuk-tuk que nos lleve al orfanato. Pasa poco pero pasa, el conductor no nos lleva Pinnevalla sino a otro centro de conservación de elefantes. Será por la comisión que quería cobrar, será porqué quería "recomendarnos" una opción mejor, fuera por lo que fuera, no aceptamos su recomendación y le obligamos a que nos lleve hasta Pinnevalla, se resigna y nos lleva.


 Llegamos al orfanato y pagamos la entrada, 2000Rs. Nos acercamos al campo donde descansan los elefantes, una gran extensión con decenas de elefantes y elefantitos. En poco más de media hora se van a dar el baño diario, toda una experiencia. Nos acercamos al río y vemos en primera línea la llegada de los elefantes a su baño vespertino. Disfrutan como niños en el agua, muchos se dejan caer para cubrir todo su cuerpo, los más grandes enseñan a los pequeños. Nos pasamos más de una hora observando sus baños y sus juegos.



 La vuelta a Kandy fue fácil, cogemos el primer autobús que pasa y de vuelta a casa. Lo único malo es que tardamos más de dos horas en volver ¡la hora punta en Sri Lanka es horrorosa!

Nos quedamos con ganas de disfrutar del Kandy Perahera, tiene que ser espectacular ver a los elefantes engalanados y a toda la gente en la calle disfrutando del desfile. 


Para acabar nuestro día en Kandy nada mejor que una cena deliciosa en St.Bridget's, que maravilla. Por cierto, no sé si lo hemos dicho, pero os recomendamos esta guesthouse tanto por sus habitaciones tranquilas como por sus desayunos y cenas.


Finalmente, nos vamos a descansar pensando en las siguientes jornadas que nos esperan en Sri Lanka, el Hill Country es nuestra próxima parada.